Menu

Nicolás de Piérola

Nicolás de Piérola Villena se destacó por ser presidente de la República del Perú en dos oportunidades, la primera desde 1879 hasta 1881, y las segunda desde 1895 hasta 1899. Su nombre completo es José Nicolás Baltasar de Piérola Villena, fue producto del matrimonio de Nicolás Fernández de Piérola y de Teresa Villena y Pérez. Desde pequeño se introdujo en la vida sacerdotal, pero años más tarde la abandonó y se dedicó de lleno en el mundo comercial y del periodismo. Años más tarde contrajo matrimonio con su prima hermana, con quien tuvo siete hijos.

Inicios en la política de Nicolás de Piérola

Su carrera política inició cuando Nicolás tenía 30 años de edad, su primer puesto o cargo de esta índole fue el de Ministro de Hacienda al gobierno de turno, que para ese momento era el gabinete presidencial del coronel José Balta.

Nicolás tuvo que trabajar arduamente para salvar a la nación de una crisis económica, y evitar que se desencadenaran más deudas mientras que desempeñaba tales funciones. Durante su estadía en este ministerio, logró tener dinero suficiente para que el gobierno se encargara de realizar más obras públicas.

Aunque al final de su cargo, fue acusado por el congreso. Tales acusaciones se basaban en colocar en tela de juicio las responsabilidades que Piérola tenía en su cargo como Ministro, sin embargo, logro absolverse de estas.

Golpes de estado de Nicolás de Piérola

Piérola realizó dos golpes de estado fallido, el primero lo inició desde Chile, luego de su llegada de Francia. Vale mencionar que, el encargado de presidir la presidencia para ese momento era Manuel Pardo, quien había sido nombrado como jefe supremo provisorio.

Su primer golpe fue fallido, lo que lo llevó a resguardarse en Bolivia, y luego irse de nuevo a Chile. Desde allí planeó una segunda insurrección militar, pero una vez más salió mal. Para este momento, el gobierno de Perú contaba con ayuda inglesa, aspecto que Nicolás criticó cuando su segundo golpe fue fallido por el apoyo del gobierno inglés.

Aunque este segundo golpe lo consideró fallido, sus partidarios lograron derribar a los ingleses, y es por ello que, el 31 de mayo de 1877 en Iquique realizó una capitulación, expresando su malestar y molestia por la injerencia de los ingleses en territorio peruano.

Derrocamiento de Manuel Prado

Luego de ser conducido hasta el Callao, tomó el primer vuelo a Europa, visitando antes de llegar a su destino final Valparaíso. No es hasta 1879 que regresa a Chile, y posteriormente visita Bolivia.

Un poco indispuesto, acompaña al diplomático José Antonio Lavalle al Perú, para este momento su enemistad con Prado, quien era el presidente del momento, era totalmente evidente.

Sin embargo, siempre se encargó de mostrase como un claro rival a su régimen, por eso cuando Manuel viajó a Europa, Nicolás comenzó una revolución para derrocarlo. Esta vez, luego de varios intentos fallidos, logra derrocar a Manuel Prado y a Luis La Puerta, este hecho tuvo lugar en diciembre de 1879.

Una vez logró alcanzar el poder, se centró en atacar y defender la guerra como pudiera. Primero fue considerado como jefe supremo, pero tiempo después la banda de presidente fue dada a Nicolás. No obstante, las distintas protestas y presiones por parte de la oposición lo hicieron renunciar.

Revolución cívico demócrata

Desde Lima se encargó de establecer todos los cimientos necesarios para el Partido Demócrata, el cual fue fundado por Piérola en febrero de 1882. Luego de ello, viajó de nuevo a Europa. Años más tarde, decide regresar y para ese momento el presidente del Perú era Miguel Iglesias, con quien Nicolás se mantuvo neutral.

No obstante, se tuvo que someter a juicio por su comportamiento, conducta y actuaciones durante la guerra; aunque el proceso fue abandono, por sus antecedentes de insurrección, Piérola permaneció preso.

Esto no detuvo a Nicolás, por lo que se fugó y se fue directamente a Panamá, aunque tiempo después ya se encontraba en Valparaíso. Para ese momento, Perú se encontraba en una tensión política muy latente, por lo que Piérola aprovechó y creo la revolución cívico demócrata y logro tomar de nuevo el poder. Pero esta vez con una junta provisional de gobierno.

Obras de Nicolás de Piérola como Presidente del Perú

Realizó distintas obras durante su gobierno, desde mejorar la economía nacional, hasta crear la libra de oro peruana, la cual se encargó de equilibrarse con la libra esterlina inglesa. Pero eso no esto todo, le abrió paso a la economía nacional por medio de los ríos, se encargó de crear nuevas infraestructuras, así como el Ministerio de Fomento.

Por otro lado, también se encargó de crear nuevos proyectos de ley, y algunas leyes para establecer mejor el control de la seguridad y del orden de la nación. Por ello, no puede negarse que el mandato de Nicolás de Piérola, a pesar de ganarse al pueblo luego de llegar al poder sin su voto, fue uno de los que hizo que el país avanzara mucho más.

Muerte de Nicolás de Piérola

Luego de dejar el poder, se encargó de dirigir su partido político. Sin embargo, los últimos años los pasó alejado de todo lo que el mundo de la política ofrece. Junto con familiares y amigos pasó sus últimos días en la tierra.

Nicolás se aquejaba un poco su terrible enfermedad, pero siempre prefirió los auxilios espirituales. Es así como la noche antes de morir, se celebró una misa en su honor. Vale mencionar que, Piérola, aquel hombre aventurero y decidido; murió el 23 de junio de 1913.

Recibió todos los ritos y los trámites que se realizan a cualquiera que haya cumplido con la función de presidente de la nación. Tuvo una ceremonia y se le despidió entre familiares y amigos. Sus restos reposan en el cementerio nacional.

Nicolás Piérola fue uno de los protagonistas de la historia política del país, además de ser uno de los responsables de algunas de las obras que actualmente se conservan. Su legado sigue latente en cada rincón del Perú, así como también en su partido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *